Queso de oveja trufado El Pastor de Morella

14,50 

Queso de oveja trufado de El Pastos de Morella

1 disponibles

Añadir a la lista de deseos
Añadir a la lista de deseos

Descripción

El Pastor de Morella

Los quesos se elaboran con leche procedente de su propias explotaciones agropecuarias, lo que permite controlar y garantizar la mejor calidad de la materia prima y del producto final. Este cuidadoso proceso hace que el poder alimenticio y sabor de los quesos sea superior al de otros productos fabricados con sistemas industriales.
La maduración se realiza de forma natural, sin forzar ni acortar el tiempo en la sala de maduración. Esta naturalidad es una de las partes fundamentales y es la que le va a dar un toque especial al queso.
El cuidadoso trato llega hasta la comercialización final. Por ello, se lava uno a uno cada queso de corteza limpia y cerosa después de la maduración o dejamos tal cual los de pell florida.
Estos quesos también cambian ligeramente de textura o sabor a lo largo del año, debido a la influencia del clima y la vegetación.

CURACIÓN – 30 días
PASTA – Compactada a mano. Firme y semiblanda, con virutas de trufa
CORTEZA – Muy fina con manchas de trufa
TEXTURA – Firme y semiblanda ojos mecánicos de tamaño pequeño
OLOR – Láctico suave, especiado dulce equilibrado y ensamblado con trufa
SABOR – Acidez aromática, recuerdo a frutos secos. Sutil fondo a trufa negra

Degustación

1º.- Tomarlo a la temperatura adecuada, en nuestro caso, de 18 a 20ºC .
2º.- Olerlo antes de comerlo, diferenciando la corteza del interior.
3º.- Masticarlo lentamente; para apreciar los matices hay que distribuir el queso por todos los rincones de la boca.
4º.- Una vez ingerido, esperar a percibir el retrogusto final, que en nuestros quesos tienen su propia personalidad (dejan buen sabor de boca)
5º.- Tomar otros alimentos entre un queso y otro; unos complementan el sabor ( uvas, manzanas, membrillo, mermeladas, miel de bosque), otros los neutralizan (pan, vino, agua)

Conservación del queso

El buen queso, como el vino, hay que mimarlo. Para que el queso no se agriete ni reseque es conveniente envolverlo en paño ligeramente humedecido y guardarlo en la parte baja (menos fría) del frigorífico. Una bodega es el sitio ideal pero es difícil conseguir un lugar con 85-90% de HR y de 10 a 14ºC de Tª. Es conveniente sacarlo un par de horas antes para que se atempere y poder degustarlo en sus óptimas cualidades.

Información adicional

Peso 0.5 kg